Nosotros Articulos Cenotes Buceo en Cavernas Logo CenoteXperience Buceo en Cuevas Buceo en Mar Precios Galeria Contacto

 

NEWSLETTER

Recibe nuestras novedades!

Articulos de Interes

2008 - La Voz del Interior

Ir a: Home » Articulos de Interes

Silencio al fondo del mar

Las cálidas y celestes aguas del mar Caribe invitan, en el centro turístico de la Riviera Maya, a penetrar en ese mundo de silencio bajo las aguas para conocer los cenotes y cavernas entre una pródiga naturaleza.

La Riviera Maya, hogar del antiguo pueblo maya, está ubicada en la península de Yucatán, en el sudeste mejicano, y es mundialmente conocida por el mar Caribe que baña sus costas de un intenso color celeste, coronado por playas de arenas blancas y selvas.


Entre la cantidad de actividades que se pueden realizar en esta área, entre Puerto Morelos y Tulum, se destaca el buceo en cavernas y cuevas.


En la península de Yucatán hay asombrosos ríos subterráneos, que conforman una vasta y laberíntica red de galerías y túneles inundados con agua transparente y conectados con el exterior por los "cenotes", pozos de agua dulce, a modo de ventanas o entradas a mágicas maravillas sumergidas, que sólo se pueden encontrar en esta parte del mundo.


Agua dulce; excelente visibilidad; estalactitas, estalagmitas y columnas de inimaginables formas y tamaños, y efectos de luz que deslumbran la imaginación, son algunas de las muchas razones para bucear y hacer snorkel en los cenotes.


Algunos de los cenotes permiten a los buzos experimentar la "haloclina", el punto donde se mezclan el agua dulce, que se encuentra arriba, con el agua salada.


Formación de los cenotes. Hace millones de años, la Península de Yucatán era un gran arrecife de coral, cubierto por el mar.


Durante la última era glacial, el nivel del mar descendió en este lugar y dejó la barrera coralina expuesta a las inclemencias del clima. El arrecife de coral murió, diferentes variedades de plantas comenzaron a crecer y surgió la selva de esta región, sobre la gruesa plataforma de roca caliza, formada por el arrecife de coral muerto.


La mejor prueba de esto son los fósiles encontrados en el interior de la península, que se observan al bucear en una caverna.


Con la selva comenzaron a caer las primeras lluvias, que se mezclaron con el dióxido de carbono contenido en la atmósfera y se formó una solución llamada ácido carbónico.


El ácido carbónico se presenta como una solución lo suficientemente fuerte para disolver la roca caliza, a la que penetra y erosiona. Forma entonces agujeros mayores, los que con el tiempo se convierten en pasajes y túneles que dan origen a grandes sistemas de ríos subterráneos, cuevas y cavernas.


Estos ríos subterráneos poseen una gran riqueza de galerías naturales, llenas de formaciones geológicas como estalactitas, estalagmitas, columnas y otras, que se formaron a lo largo de muchos años cuando estas cuevas todavía secas, permitieron la filtración del agua desde la superficie, gota a gota.


Después de la última era glaciar, el deshielo de la capa polar elevó el nivel del mar e inundó el sistema de cuevas.


Las cuevas, por encima del nivel del mar, se inundaron parcialmente y dejaron espacios o domos de aire. El techo de las cavernas parcialmente inundadas, se volvió muy delgado para sostener su propio peso y colapsaron. Así se crearon aberturas naturales (cenotes), que conectan los sistemas de ríos subterráneos con el exterior.


Los cenotes fueron la única fuente de agua en la selva para la civilización maya, que los consideraba sagrados. La palabra cenote, proviene de la palabra maya "dznot " (agua sagrada).


En las entrañas. Además de la belleza, los cenotes, únicos en le mundo, ofrecen a los buzos la oportunidad de sumergirse en las entrañas de la tierra y explorar un mundo diferente. Se flota en cavernas llenas de agua transparente donde se producen maravillosos efectos de la luz del sol.


La mayoría de los cenotes son poco profundos, entre cinco y 15 metros, y la temperatura del agua es de 25º centígrados durante todo el año.


La certificación de buzo de aguas abiertas es necesaria para este tipo de inmersión. El buceo en cavernas en los cenotes es una actividad que pueden realizar todos los buzos certificados que quieran disfrutar de forma segura de una aventura única y emocionante.


El buceo en caverna es conducido por un guía con certificación de buceo en cuevas de una reconocida agencia de buceo técnico, IANTD, e instructor de aguas abiertas de Padi, con años de experiencia y conocimiento de los cenotes.


El número de buzos certificados en la caverna está limitado a cuatro por cada guía. El buceo es siempre dentro de los límites de luz natural de acuerdo a estándares mundiales.


El servicio aporta transporte, ida y vuelta, a Playa del Carmen; tanques, plomos y luces de buceo; entrada al cenote, y bebidas no alcohólicas (aguas y refrescos) y snacks (refrigerio).


Cordobés en Yucatán. Nicolás tiene 30 años y hace cinco abandonó su Córdoba natal en búsqueda de mejores horizontes. Con un título en Turismo y Hotelería bajo el brazo, encontró en la Riviera Mejicana la posibilidad.


Este ex jugador de rugby del Tala Rugby Club, con la misma pasión con la que buscaba los tries, hoy desanda los misterios del mar Caribe pero sin los límites de las líneas de goal (ancho de la cancha) ni las líneas de touch (largo de la cancha).


Con la tonada cordobesa atenuada, celebra cuando llegan coterráneos ávidos de aventura en esas aguas transparentes.


Informes: Nicolás Casella, teléfono (0052) 984- 8064700. E-mail:


nicolas@cenotexperience.com


En Internet: www.cenotexperience.com


Estándares Buceo en cavernas - Buceo dentro de los límites de luz natural.


- Se sigue una línea permanente.

 

- Profundidad máxima de 21 metros.


- Máximo: cuatro buzos por guía.

 

- Máxima distancia a recorrer dentro de la caverna: 60 metros.

 

 

Haz click aqui para ver la nota

http://archivo.lavoz.com.ar/herramientas/imprimir_nota.asp?nota_id=175973

Fotos / Imágenes

2008 - La Voz del Interior

Haga Click para agrandar

Clic para guardar esta pagina en PDF Volver