Nosotros Articulos Cenotes Buceo en Cavernas Logo CenoteXperience Buceo en Cuevas Buceo en Mar Precios Galeria Contacto

 

NEWSLETTER

Recibe nuestras novedades!

Cenotes

Home » Cenotes

 

QUÉ SON LOS CENOTES?

 

La Península de Yucatán es conocida por sus asombrosos y espectaculares ríos subterráneos, que forman un vasto laberinto de túneles y galerías, inundados con agua increíblemente transparente y conectados con el exterior a través de los "cenotes".

Los cenotes son pozos de agua dulce, la ventana o entrada a mágicas maravillas sumergidas que solo se pueden encontrar aquí en la Península de Yucatán. En la Riviera Maya, área situada entre Cancún y Tulum, encontramos muchos de estos cenotes, que nos permiten disfrutar de estos lugares únicos.

Agua dulce, excelente visibilidad, estalactitas, estalagmitas y columnas de inimaginables formas y tamaños, efectos de luz que deslumbran la imaginación, son algunas de las muchas razones para bucear y snorkelear en los cenotes.

Algunos de estos cenotes permiten a los buzos experimentar la haloclina, lugar en donde se mezcla el agua dulce que se encuentra arriba, con el agua salada, dando como resultado un increíble efecto en la visibilidad y juego de luces.

Cenote Xperience te invita a bucear y disfrutar de los sistemas de cuevas sumergidos más decorados del mundo, donde la transparencia del agua y el mágico juego de la luz son impresionantes.

 

Hace millones de años, la Península de Yucatán era un gran arrecife de coral, cubierto por el mar. Lo que podríamos haber visto, seria muy similar a lo que vemos actualmente cuando buceamos en las costas caribeñas de la península, arrecifes de coral, con abundancia de vida marina.

Durante la última era glacial, el nivel del mar descendió, dejando la barrera coralina expuesta al tiempo y a las inclemencias del clima. El arrecife de coral murió, diferentes variedades de plantas comenzaron a crecer, dando nacimiento a la selva de esta región sobre la gruesa plataforma de roca caliza, formada por el arrecife de coral muerto. La mejor prueba de esto, son los fósiles encontrados en el interior de la península, y que podemos observar durante un buceo de caverna.

Con la selva comenzaron a caer las primeras lluvias, que se mezclaron con el dióxido de carbono contenido en la atmósfera, formando una solución llamada ácido carbónico. El ácido carbónico se presenta como una solución lo suficientemente fuerte para disolver la roca caliza, comenzando a penetrar y erosionar la misma, formando agujeros mayores, los que con el paso del tiempo se convierten en pasajes y túneles mucho mas grandes, resultando finalmente los grandes sistemas de ríos subterráneos, cuevas y cavernas que existen actualmente en Yucatán.

Estos ríos subterráneos poseen una gran riqueza de galerías naturales llenas de formaciones geológicas como estalactitas, estalagmitas, columnas, etc., las cuales fueron formándose a lo largo de muchísimos años cuando estas cuevas se encontraban aun secas, permitiendo la filtración del agua desde la superficie, gota por gota, durante largo tiempo.

Después de la última era glaciar, el deshielo de la capa polar elevó considerablemente el nivel del mar, inundando los sistemas de cuevas. Las cuevas por encima del nivel del mar, se inundaron parcialmente, dejando espacios o domos de aire.

El techo de algunas cuevas parcialmente inundadas, principalmente los domos de aire, se volvió muy delgado para sostener su propio peso, colapsando y creando hoyos o aberturas naturales (cenotes), que conectan los sistemas de ríos subterráneos con el exterior.

Los cenotes fueron la única fuente de agua en la selva para la civilización Maya, y aun en estos días son considerados sagrados por el pueblo Maya, para quienes los cenotes son la entrada al ¨inframundo¨, donde viven sus dioses y residen los espíritus después de la muerte. La palabra cenote, proviene de la palabra maya Dznot (agua sagrada).